Opinión

El salvadoreño en el exterior es el motor que mueve la economía de su país y ha despertado la conciencia de cambio y prosperidad


El hermano lejano, o mejor dicho, el salvadoreño que emigró de El Salvador, es temido por los sectores de poder sean estos económicos o políticos y es la puerta a la prosperidad y cambio socio-económico.

El hermano lejano, en particular la diáspora empresarial, que vive en EE.UU posee un nivel de comportamiento y de conocimiento en cuanto a leyes,, ingeniería, finanzas y economía que ofrece prosperidad, desarrollo, igualdad social y fin a la corrupción y a la mala conducta.

En EE.UU las empresas compiten bajo las mismas reglas del juego. Es decir, no hay favoritismo, no hay corrupción abierta. Hay consecuencias al mal comportamiento empresarial, legal y político. Por lo tanto el empresario hermano lejano desconoce la conducta de corrupción, la detesta y no la entiende y la elimina. Los años de vivir bajo una nación que se respetan las leyes y se respetan los derechos de los ciudadanos contribuye a formar al hermano lejano apto para liderar una nación.

Los retos para un empresario en El Salvador, aparte de la burocracia, son los sobornos a personas de poder político, la delincuencia y los monopolios. Conducta que es poco vista en EE.UU.

Los acuerdos privados de interés propio entre el sector político y el sector económico no son tan abiertos en EE.UU. Ex presidentes, políticos y empresarios de El Salvador que se han beneficiado económicamente bajo este acuerdo tienen poco interés en hacer cambios. Por ejemplo ex presidente Tony Saca y Francisco Flores, entre otros.

Las autoridades en EE.UU no se compran ni tienen precio. Mucho tiene que ver porque en EE.UU las autoridades legales tienen salarios dignos y hay consecuencias severas.

El dueño de un restaurante, empresa de construcción, de un supermercado o de una tienda de ropa tiene que adquirir licencias y pasar por requisitos rígidos en EE.UU. Ya ni hablar de las inspecciones, seguros, leyes y auditorías anuales.

El hermano lejano es el que ha contribuido y es la máquina motor, en mi opinión, a la ola de cambio político en El Salvador que empezó en el 2018. Por lo tanto ha despertado  la conciencia de cambio y prosperidad.

Empresarios hermanos lejanos como Josué Alvarado y Luís Reyes son ejemplos de personas que han contribuido a este despertar de conciencia. Como ellos hay muchos más, unos más discretos que otros pero igual han contribuido a este despertar de conciencia. El año 2018 fue decisivo con alto impacto de la diáspora en el exterior.

La única puerta al cambio y prosperidad de El Salvador es el hermano lejano. Por lo tanto, creo que se debe apoyar a cualquier hermano lejano que tome la decisión de lanzar una campaña política en El Salvador. Digamos que este ya se graduó de la escuela EE.UU.

Editorial/opinión escrito por
Carlos Romero Economista
Washington, D.C. 2020
Twitter @CRElEconomista

More about:

Redes Sociales & Boletín

© 2022 ESITV. Derechos Reservados.Diseñado por: ASNetwork

Buscar